Datos personales

Mi foto
Estudiar Medicina supuso un gran esfuerzo y muchas horas de biblioteca, así que lo primero que fui es "Estudiante". Después empecé a trabajar y fui "medico", pero con minúsculas... aquello no era lo que yo pensaba y había demasiados obstáculos para ejercer una de mis pasiones. Vinieron los niños y fui "MADRE", en mayúsculas y a tiempo completo; en aquel momento no había sitio para nada mas. Menos mal que mi compañero sacó a la "Compañera de vida" que había en mí y poco a poco fue encontrando su hueco entre la "Madre", que empezó a ceder espacio, y el "Médico" que volvía a intentarlo. Después de casi una década de buscar el equilibrio entre la Mujer, la Madre y el Médico la vida me ha sorprendido de manera inesperada y me ha hecho perder el equilibrio y caer. Empiezo de nuevo este blog con la intención de que me cure por dentro, de sanarme y poder encontrar al fin el camino que me devuelva algo de sosiego.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Asturias con niños: Persiguiendo a los dinosaurios

Acabamos de volver de unas minivacaciones por Asturias, y ¡¡qué bien o hemos pasado!! Ha sido un viaje espectacular, y fíjate que yo al principio tenía mucho miedo. Los años anteriores nos habíamos ido de vacaciones con amigos con niños pequeños, y tanto Sete como yo pensábamos que a lo mejor los niños se iban a aburrir o cansar de estar solos los cuatro. Pero que va, ha sido un viaje en familia que sin duda no olvidaremos.



El primer día y casi sin bajarnos del coche llegamos al Museo del Jurásico, que se encuentra entre Colunga y Lastres. Yo creo que ha sido uno de los museos que más nos han gustado de Dinosaurios, y mira que ya llevamos unos cuantos. Al ser miércoles, la entrada era gratuita y había bastante gente. Pero aún así, con la visita guiada lo ves todo muy bien y ¡cuánto se aprende cuanto te explican las cosas "como si fueras un niño pequeño"!




Después de ver el museo comimos en el propio restaurante del Museo y estuvimos perezoseando por allí. El lugar donde está el museo es muy bonito, en lo alto de una colina y mirando al mar. Hay muchísimo césped y un parque infantil para que los peques gasten energías. Además hay varias réplicas de dinosaurios con los que los niños se pueden hacer fotos y una simulación de huellas de dinosaurio y de excavaciones. Estaban entusiasmados con las huellas: "Mama, mira ¡¡¡huellas!!! y ¡¡¡son de dinosaurio!!!"



La siguiente parada fue en la playa de Colunga a visitar las auténticas huellas de dinosaurio o icnitas. Estas que se encontraron aquí son las segundas más grandes de todo el mundo, y las primeras de Europa, y lo sorprendente es que se pueden visitar gratis, dando un paseo al lado de la playa y sin prácticamente nadie de gente. Un maravilla.




Al final del camino, de escasos 500m desde el parking hay un mirador y unas escaleras que te llevan a las huellas. Éstas están al alcance de cualquiera, y a los niños les encantó hacerse una foto metidos en ellas. Al principio cuesta un poco verlas, pero luego, una vez que las ves te resulta increíble que puedan permanecer unas huellas durante tanto tiempo.


El resto del tiempo estuvimos por la playa de Colunga, que es espectacular. Había marea baja, y se habían creado muchísimas pozas de agua y la mayoría de los niños estaban en ellas jugando. A mi me encanta la playa así, por la tarde, con el sol bajando, casi sin gente y con los niños correteando tranquilamente de un sitio a otro, buscando peces, conchas... 






No hay comentarios:

Publicar un comentario