Datos personales

Mi foto
Estudiar Medicina supuso un gran esfuerzo y muchas horas de biblioteca, así que lo primero que fui es "Estudiante". Después empecé a trabajar y fui "medico", pero con minúsculas... aquello no era lo que yo pensaba y había demasiados obstáculos para ejercer una de mis pasiones. Vinieron los niños y fui "MADRE", en mayúsculas y a tiempo completo; en aquel momento no había sitio para nada mas. Menos mal que mi compañero sacó a la "Compañera de vida" que había en mí y poco a poco fue encontrando su hueco entre la "Madre", que empezó a ceder espacio, y el "Médico" que volvía a intentarlo. Después de casi una década de buscar el equilibrio entre la Mujer, la Madre y el Médico la vida me ha sorprendido de manera inesperada y me ha hecho perder el equilibrio y caer. Empiezo de nuevo este blog con la intención de que me cure por dentro, de sanarme y poder encontrar al fin el camino que me devuelva algo de sosiego.

domingo, 1 de septiembre de 2013

El invierno del mundo



Este me lo terminé de leer hace ya unas cuantas semanas, pero con las vacaciones de por medio no lo había comentado, y el caso es que ya se me han acumulado varios títulos. Fíjate que hacía ya tiempo que no encontraba un libro de los que enganchan y ahora he enlazado 4 ó 5 de los que te obligan a leer sin parar. ¡Que placer! a los que os gusta leer seguro que me entendéis. Bueno, empecemos por el primero.

El invierno del mundo es la continuación de La caída de los gigantes, y seguimos con la historia de algunos de los protagonistas de la primera parte, y sobre todo con la de sus descendientes. El tiempo pasa y esta vez la historia tiene de fondo la II Guerra Mundial. Al igual que con la primera parte, me ha gustado porque te refresca hechos históricos que estaban casi olvidados, y al menos en mi caso, me ha hecho hacer un par de búsquedas en la wikipedia para leer algo más sobre algunos aspectos que no me quedaban claros.

En este he encontrado alguna diferencia con el primero, y es que hay alguna escena un poco más cruel que en la primera parte, aunque sin llegar al nivel de Los pilares. No se si esto se debe a que la II Guerra Mundial fue especialmente cruel y con hechos realmente duros.

El tema es que, leer una novela con una guerra de fondo te hace pensar, y de repente ves las noticias de otro modo. Te das cuenta de lo frágiles que son nuestras acomodadas vidas y como dependen de lo que decidan en su despacho personas que no sufrirán en muchas ocasiones esas consecuencias de sus decisiones... no se, de vuelta a la fragilidad de nuestras vidas.

En cualquier caso es un libro muy recomendable que me enganchó desde el principio. Muy buenas tardes de lectura en la pisci, sí señor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario