Datos personales

Mi foto
Estudiar Medicina supuso un gran esfuerzo y muchas horas de biblioteca, así que lo primero que fui es "Estudiante". Después empecé a trabajar y fui "medico", pero con minúsculas... aquello no era lo que yo pensaba y había demasiados obstáculos para ejercer una de mis pasiones. Vinieron los niños y fui "MADRE", en mayúsculas y a tiempo completo; en aquel momento no había sitio para nada mas. Menos mal que mi compañero sacó a la "Compañera de vida" que había en mí y poco a poco fue encontrando su hueco entre la "Madre", que empezó a ceder espacio, y el "Médico" que volvía a intentarlo. Después de casi una década de buscar el equilibrio entre la Mujer, la Madre y el Médico la vida me ha sorprendido de manera inesperada y me ha hecho perder el equilibrio y caer. Empiezo de nuevo este blog con la intención de que me cure por dentro, de sanarme y poder encontrar al fin el camino que me devuelva algo de sosiego.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Mi princesita crece




Hoy hace 6 años que nació mi princesita. ¡Madre mía!, ¡6 años ya!... ni me lo creo.

Recuerdo perfectamente el día que naciste. Nos levantamos temprano ya con la sensación de que de ese día no pasaba. Fuimos al hospital. Había mucho jaleo, un montón de embarazadas pariendo, cesáreas, urgencias de ginecología... la ginecóloga que me atendíó me dijo: "estas dilatada 1-2 cm, si quieres te puedes quedar... pero vas a tardar".

Ni me lo pensé, de allí me fui directa a la peluquería, a ponerme bien guapa para recibir a mi princesita. Todavía me acuerdo del peluquero, ¡pobre!, que nervios los suyos...

Luego todo el día dando paseos, y esas contracciones que no terminaban de coger ritmo.

Así estuvimos hasta la tarde, hasta que en casa del tío decidiste que ya estaba bien, que había que salir. Y así, de repente, tal y como eres ahora, diste una patada bien fuerte y rompiste la bolsa. ¡Que nervios!... ¡que no llegamos!, ¡que esta niña quiere salir ya!.

¡Qué poco faltó para que no nos dieras tiempo a llegar al hospital! En dos empujones que diría mi madre te plantaste en este mundo.

Daniela, que bonita eres, que ganas de vivir, que fuerza la tuya desde el principio. Siempre me ha sorprendido la fuerza y la energía que ese cuerpecillo tan chiquitillo puede tener. Eres increible y te adoro. Estos seis años contigo se han pasado muy rápido. Te miro y ya no eres mi bebe, ni siquiera mi niña pequeña. Creces a pasos agigantados y a mi me da miedo y te abrazo fuerte para intentar retenerte a mi lado.

Mi Danielilla, mi amor, mi tesoro, mi princesita, mi niña lista y guapa, la más divertida, la más simpática, la más feliz... es imposible querer más de lo que yo te quiero.

Como cada noche antes de acostarme, iré a tu cama, a verte dormir, a contemplar a mi princesa, y a abrazarte y besarte.

Esta noche, son ya seis años que un pedacito de mi salió y tiene vida propia.

2 comentarios:

  1. me has hecho llorar nena
    esa niña tiene mucho de ti, más de lo que te imaginas

    ResponderEliminar
  2. Daniela se parece a mi en el envoltorio... pero es una versión nueva y mejoradiiiisima.
    Es una niña muy especial

    ResponderEliminar