jueves, 13 de marzo de 2014

Ser mujer es duro

Hace poco fue el Día de la Mujer, y leí varios artículos sobre conciliación familiar y trabajo para la mujer. Siempre he pensado en estos artículos como "cosas que les suceden a las mujeres"... a otras mujeres.

Hace unos días me hablaron de una muy buena oportunidad para un puesto de trabajo con derecho a formación en una de las cosas que más me gustan a mi, el Intervencionismo. Era una muy buena oportunidad. Era esa varita mágica que de vez en cuando alguien te cuenta que existe pero que tu no te crees porque nunca la has visto. Y de repente, allí estaba, en mi camino. ¿sería que de verdad esta vez la Fortuna vendría a buscarme a mí?

Hice una entrevista y les encantó mi entusiasmo. Buscaban alguien que de verdad quisiera hacer los sacrificios necesarios para dedicarse a esto, y yo estaba dispuesta. "Se ve que esto te gusta", me dijeron.

¿y como no se va a ver? si mi trabajo es una de mis pasiones, una de mis prioridades, algo que me hace sentir bien, algo que controlo yo.

¿y que pasó?... pues que estoy casada y tengo dos niños pequeños. Fin de la historia. Fin de la varita mágica.




2 comentarios: